Un Airbus A320 con 150 personas a bordo, perteneciente a la aerolínea alemana Germanwings se estrelló este martes en una zona de difícil acceso en el sur de los Alpes franceses, y las esperanzas de hallar supervivientes eran casi nulas.

El avión cubría la ruta entre Barcelona (España) y Dusseldorf (Alemania), y transportaba 144 pasajeros y seis miembros de la tripulación.

El aparato se estrelló entre Digne y Barcelonnette, en un valle escarpado del macizo de Blanche, alejado de cualquier carretera o lugar habitado. Una de las cajas negras fue hallada y fue transmitida a una oficina de investigación y análisis.

El accidente aéreo, el peor en Francia de los últimos 40 años, coincidió con el inicio de una visita de Estado de los reyes Felipe y Letizia a París. La visita fue anulada por los monarcas al conocer la tragedia.

"Por el momento no hay ningún indicio de que alguien pudo sobrevivir a este accidente" declaró el general David Galtier, que dirige la región de gendarmería de Provenza-Alpes-Costa Azul.

El ministro del Interior francés, Bernard Cazeneuve, también declaró que "hay pocas esperanzas de que haya sobrevivientes".

Entre las víctimas "hay un número muy elevado de españoles, alemanes y turcos", confirmó el rey Felipe VI de España, al anunciar la suspensión de su visita, tras reunirse en el palacio del Elíseo con el presidente francés, François Hollande.

La canciller alemana, Angela Merkel, y el presidente de gobierno español, Mariano Rajoy, anunciaron que viajarán al lugar de la tragedia, donde las labores de búsqueda tuvieron que ser interrumpidas al caer la noche.

En la zona se han desplegado "medios excepcionales de investigación y de auxilio, entre ellos 300 bomberos y 300 gendarmes, así como "diez helicópteros y aviones militares", dijo Cazeneuve.

Según Germanwings, 67 alemanes viajan en el avión, entre ellos dos bebés y 16 adolescentes alemanes junto con dos profesoras que regresaban a casa tras un intercambio escolar con estudiantes de secundaria españoles.

Los primeros familiares de las víctimas españolas llegaban, conmocionados, al aeropuerto de Barcelona en busca de noticias sobre sus seres queridos, comprobó la AFP. 

La dirección de Aviación Civil Francesa (DGAC) había declarado una emergencia hacia las 09H30 GMT cuando sobrevolaba la localidad de Barcelonnette tras perder el contacto con el avión.

La caída del avión duró 8 minutos, según Germanwings, una compañía de bajo costo filial de Lufthansa. Las condiciones meteorológicas eran especialmente malas en el momento del accidente.

La tripulación no emitió señales de socorro, según la DGAC. El piloto tenía "más de diez años" de experiencia y "más de 6.000 horas de vuelo", según la compañía alemana.

El A320 accidentado, que había sido entregado a Lufthansa "en 1991", había sido sometido a una gran revisión en "el verano de 2013", dijo Thomas Winkelmann, un directivo de la compañía en Colonia (oeste de Alemania).

"En este momento decimos que se trata de un accidente, cualquier otra cosa sería especulación", afirmó la vicepresidenta para Europa del grupo Lufthansa, Heike Birlenbach, en rueda de prensa en el aeropuerto de Barcelona.

Un testigo que estaba esquiando cerca del lugar del accidente, contó a un canal de televisión francés que había "oído un enorme ruido". 

"No conocemos los motivos de ese accidente (...) Hacemos todo lo posible para viajar al lugar de los hechos, entender lo que ocurrió y poder acoger a las familias de las víctimas en las mejores condiciones", dijo el primer ministro francés de origen catalán, Manuel Valls, que también suspendió durante 24 horas su participación en la campaña electoral para las elecciones departamentales del domingo.

El grupo Airbus afirmó también no "tener ninguna información" hasta el momento sobre las circunstancias del accidente.

Los Airbus A320 tienen capacidad para transportar a entre 150 y 180 personas.

"Es desgarrador porque aparentemente significa la pérdida de muchos niños", declaró por su parte el presidente estadounidense, Barack Obama, que mandó su pésame a los gobiernos alemán y español.

España observará tres días de luto a causa de la tragedia.

Se trata de la primera catástrofe aérea que se registra en Francia desde que se estrelló un Concorde al despegar del aeropuerto de Roissy, el 15 de julio de 2000, dejando 113 muertos. 

También es el accidente aéreo más mortífero desde 1974 cuando se estrelló un avión de la compañía Turkish Airlines en el norte de París con un balance de 346 muertos.

Con información de AFP.