Las imágenes de una decena de niños vestidos de color naranja y encerrados en una jaula han dado la vuelta al mundo en las últimas horas. Estas abrumadoras fotografías son parte de una campaña promovida por activistas en contra del presidente de Siria, Bashar Al-Assad.

Según un medio internacional, se trata de una campaña viral para denunciar los bombardeos sobre ciudades sirias por parte de la fuerza aérea del régimen de Al Assad, así como el uso de menores como escudos humanos por parte del Daesh.

Los niños encerrados en la jaula llevaban carteles que decían: "Detengan la masacre de chicos"

Las imágenes recuerdan al video que horrorizó al mundo el pasado 4 de febrero, en el que el grupo Estado Islámico quemó vivo al piloto de Jordania, Moaz al-Kasasbeh.

"Vemos en sus medios de comunicación que el piloto jordano fue quemado vivo, pero no vemos cuando los niños de Douma son quemados vivos", manifestaron los activistas.

Durante los primeros 10 días de febrero, 183 personas pertenecientes a los rebeldes en contra de Bashar al-Assad murieron en situaciones trágicas, incluidas 55 mujeres y niños.