Un adolescente de 13 años de edad es señalado como el principal responsable del atentado que cobró la vida de una persona en una escuela de Barcelona, en España.

De acuerdo a testigos del ataque, el joven ingresó al Instituto Joan Fuster –armado con una ballesta y un puñal– y disparó directamente a la cara de su profesora de la asignatura de castellano, para después atacar a su hija, quien también es alumna del mismo colegio. A la joven la apuñaló en una pierna.

Ante ese escenario, el profesor del aula contigua salió a repeler el ataque, pero el joven le disparó en el pecho, causándole la muerte. De acuerdo con el periódico español "El País", el adolescente ingresó a otra aula y después de haber a puesto a los alumnos al fondo del salón, atacó con un arma blanca a uno de ellos en el hombro. Una profesora de matemáticas también recibió un corte en la oreja. El joven fue detenido por un profesor de gimnasia.

No se le puede acusar

Los menores de menos de 14 años que cometan un asesinato no son imputables en España, como indica la Ley Reguladora de la Responsabilidad Penal de los Menores. La legislación indica que las medidas que deben adoptarse en casos como este, deben orientarse al ámbito educativo y familiar, informó el periódico citado.

"Tenía una lista negra"

De acuerdo a alumnos del Instituto Joan Fuster, el detenido tenía una lista de 25 nombres entre los que se encontraban tres de los heridos, informó el sitio español "El Periódico". Algunos alumnos informan que el arma utilizada era de fabricación casera.