Tras la ejecución de 21 cristianos a manos de una célula de Estado Islámico en Libia, el gobierno de Egipto lanzó una serie de bombardeos la madrugada del lunes en represalia por el asesinato de los cristianos.

En declaraciones a medios locales, Saqer al-Jurushi, comandante libio, estimó que los ataques han provocado la muerte de entre 40 y 50 militantes de Estado Islámico. El escuadrón de aviones que participaron en la primera oleada de ataques no sufrió ninguna baja, según informó la televisión nacional egipcia.

Además, al-Jurushi comentó: “Hoy y mañana se llevarán a cabo más bombardeos aéreos en coordinación con Egipto”.