Justin Carley tiene solo 12 años y ha aterrorizado a los habitantes de su barrio. Golpea a algunos de ellos en la calle, tira excremento de perro a sus casas, patea los balones contra los autos apartados y tira rocas a las ventanas. Incluso, trató de romper los vidrios de una biblioteca.

Por eso le han dado una orden penal y las autoridades lo quieren fichar por su conducta antisocial. Pero lejos de avergonzarse, alardeó en Facebook de su comparecencia ante la corte. Por si fuera poco se quejó porque lo hacían esperar, informó el tabloide Daily Mirror.

La madre del niño tiene 30 años. Carley vive con ella y con una hermana mayor y los vecinos afirman que el pequeño "fuera de control" y que también es problemático en la escuela.

En la galería: Niños bastante problemáticos. Para leer la información, hagan click en "ampliar galería" y luego en "mostrar texto".