Una reciente investigación realizada por expertos de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica de Estados Unidos (NOAA, por sus siglas en inglés) en California, Estados Unidos, asegura haber descubierto al primer pez con sangre caliente, una característica reservada únicamente para los mamíferos y aves.

El pez opah o pez luna es aproximadamente del tamaño de un gran neumático de automóvil, habita a cientos de kilómetros debajo de la superficie, en aguas frías y con poca luz.

Los peces que normalmente habitan en tales profundidades frías tienden a ser lentos y perezosos, la conservación de energía la utiliza para emboscar presas en lugar de perseguirlas. Pero el aleteo constantes de las aletas de los peces opha calienta su cuerpo, acelera su metabolismo y sus tiempos de reacción.

La ventaja de tener sangre caliente convierte al pez luna en un depredador de alto rendimiento que nada más rápido, reacciona más rápidamente y ve más claro, dijo el biólogo pesquero Nicholas Wegner de NOAA.

Los científicos señalan que la clave para que los peces opah no pierdan el calor se encuentra en sus branquias, donde tienen una especie de radiador con el que regulan su temperatura corporal.

También señalaron que el pez luna es el primero que se comprueba que mantiene todos sus órganos a una temperatura estable, informó NOAA.