La Cueva de Postoina, en Eslovenia, vio nacer la primera larva de proteo, un anfibio de cuerpo alargado con características de una anguila y un lagarto, que a menudo se denomina "pequeño dragón" por el mechón rojo que posee en las branquias.

De acuerdo con una nota publicada por el sitio Infobae América, se trata de un acontecimiento extraordinario, ya que solo se ha registrado un nacimiento de proteo en un acuario, el cual ocurrió en Francia a mediados del siglo pasado.

Twitter

Foto:

Según el reporte, el primer huevo fue descubierto en enero por un guía turístico, quien de inmediato dio aviso a las autoridades del parque donde se encuentra la cueva.

Los proteos, únicos vertebrados que habitan solo en las grutas, pueden vivir hasta 100 años y ya que se adaptaron por completo a la ausencia de luz, son ciegos y su piel no contiene pigmentación protectora.

Twitter

Foto:

Se mueven aprovechando el olfato y su capacidad de percepción de las ondas electromagnéticas. Cuando son adultos, pueden llega a medir entre 25 y 30 centímetros de largo.

La nota señala que de cada 500 huevos, solo dos se desarrollan con éxito.

Dado que no vive en su hábitat natural, los biólogos tendrán que nutrir al "pequeño dragón" y cambiarle regularmente el agua para evitar contaminaciones.