Ya comienzan a manifestarse las primeras muestras de luto hacia las víctimas que se encontraban en el avión de la compañía alemana Germanwings, el cual se estrelló en los Alpes franceses y que volaba entre Barcelona y Düsseldorf. En el gimnasio Joseph-Koenig en Haltern am See, Alemania, se han congregado varios estudiantes que han rendido homenaje a sus compañeros y maestros muertos en el accidente y han puesto símbolos para recordarlos.

16 alumnos de la institución y 2 maestros que estaban en una excursión de intercambio en España se encontraban entre los 150 muertos que registra el siniestro, entre ellos 144 pasajeros y 6 miembros de la tripulación.

Un portavoz de la compañía alemana expilcó que el Airbus comenzó a perder altura y a las 10:53 de la mañana (hora local) se tuvo el último contacto con la aeronave. El avión pasó de 9 mil a mil 800 metros en nueve minutos. Se ha especulado que una de las causas del accidente podría ser la antigüedad del aparato, pero voceros de la compañía ya desmintieron esta versión, reportó el periódico "El País" de España.

Por ahora, continúan las difíciles labores de rescate, debido a la topografía de la zona.