Esta mañana, un hombre armado mantuvo secuestradas a dos personas en una oficina de correos en Colombes, a diez kilómetros de París, en Francia.

Este suceso se produjo una semana después de la toma de rehenes por yihadistas en París, autores del atentado contra el semanario Charlie Hebdo.

Posteriormente, las autoridades francesas aseguraron que el motivo del hombre era personal y que no tenía conexión con el yihadismo: "Habla de una decepción amorosa, no tiene relación con los hechos de la semana pasada", aseguró la Fiscalia.

Esta toma de rehenes sucedió mientras el Secretario de Estado de Estados Unidos, John Kerry, se encuentra en París, entrevistándose con el presidente Francois Hollande.