Gracias al uso avanzado de técnicas de reconstrucción, la policía de Roma generó un retrato de cómo habría sido Jesús cuando era niño.

Los expertos se basaron en el rostro de la "Sábana Santa" y aplicaron la mismas técnicas que usan para actualizar las imágenes de los mafiosos, de los que solo tienen fotografías antiguas.

El procedimiento fue aplicado en la tela, que según la iglesia Católica, fue donde envolvieron el cuerpo de Cristo luego de su crucifixión.

La policía italiana comenzó con el rostro del hombre con barba y pelo largo que se observa en al tela de lino, hasta llegar a la imagen de cómo hubiera sido de pequeño.

El resultado es la imagen de un niño de unos 10 años, de piel morena, pelo rizado y castaño claro, nariz alargada y labios finos, que según la policía sería así como un "retrato-robot" de un Jesús de niño.

El experimento fue realizado en ocasión de la exposición pública de la Sábana Santa en la Catedral de Turín hasta el 24 de junio.