El 26 de diciembre de 2004, un sismo magnitud 9.1 provocó un Tsunami en el Océano Índico que afectó las costas de Tailanda, Sri Lanka, Indonesia, India y demás países asiáticos. Esta tragedia cobró la vida de más de 225 mil personas, en uno de los desastres naturales más letales de los últimos años.

Con lágrimas, plegarias multitudinarias y visita a fosas comunes el sureste asiático recordó a las víctimas de esta tragedia. En la ciudad de Banda Aceh, muy cercana al epicentro del sismo, se inauguró este viernes un parque en memoria de aquellas personas que perdieron la vida.

"Hace diez años, miles de cadáveres estaban tendidos en este campo. Después nos levantamos y recibimos una ayuda extraordinaria", comentó Jusuf Kalla, vicepresidente de Indonesia.