Por primera vez en la historia, una herramienta diseñada en la Tierra fue enviada al espacio sin necesidad de mandar una nave a entregarla. Se trata de una llave especial suministrada vía correo electrónico al astronauta Barry Wilmore, quien se encuentra en la Estación Espacial Internacional.

"Esta llave de tubo es el primer objeto diseñado aquí y enviado digitalmente. Es mucho más rápido enviar datos de manera inalámbrica que esperar a un transbordador o algún cohete; lo cual puede tardar meses o incluso años", aseguró Mike Chen, de la compañía Made In Space.

Desde ese momento, más de 20 objetos han sido fabricados con impresoras 3D y serán examinados junto a objetos idénticos creados en la Tierra para estudiar los efectos de la microgravedad en el proceso de impresión en tercera dimensión.