El Equipo Argentino de Antropología Forense (EAAF) presentó en México varias pruebas recabadas en el basurero de Cocula, con las cuales descartan que los 43 estudiantes de Ayotzinapa, hayan sido asesinados y quemados, hipótesis que asegura el gobierno.

A través de un trabajo multidisciplinario de un año, en el que participaron 26 peritos tanto en el campo como en laboratorio, el EAAF concluyó que "no es posible que los presuntos perpetradores hayan incinerado en ese lugar a los 43 jóvenes".

"No hay consistencia entre la evidencia física y la evidencia testimonial" de presuntos narcotraficantes detenidos que, según la fiscalía, confesaron haber asesinado y quemado ahí a los estudiantes la noche del 26 de septiembre de 2014, dijo el EAAF, que colabora en el caso a petición de las familias.

Esta es la segunda vez que un grupo independiente rechaza la versión oficial de los hechos después de que un peritaje del grupo de expertos de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) concluyera en septiembre que no había pruebas científicas de que un fuego de esa magnitud ocurriera en el basurero.

Los alumnos de la combativa escuela de magisterio de Ayotzinapa fueron atacados en septiembre de 2014 por policías de Iguala (Guerrero) mientras se apoderaban de buses para una manifestación y posteriormente fueron entregados a un grupo del crimen organizado que, según la versión oficial, los habría asesinado, incinerado y lanzado sus restos en bolsas en un río cercano al basurero.

En el basurero hay pruebas de "múltiples eventos de fuego" desde al menos 2010, dijo uno de los miembros del EAAF, Miguel Nieva.

Nieva mostró fotos de evidencias y exámenes de plantas que prueban que "no hay ninguna señal de fuego reciente en la vegetación" colindante al lugar donde se encontraron miles de fragmentos de restos humanos y de animales en un alto estado de carbonización.

Al analizar los huesos, los peritos establecieron que había restos de al menos 19 personas "que claramente no pertenecen a los estudiantes normalistas" y hallaron también 138 elementos balísticos que creen que corresponden a al menos 39 armas de fuego distintas, todas cortas.