Tres militantes del movimiento Femen, con los pechos desnudos y con el saludo "Heil Le Pen" pintado en el torso, perturbaron el viernes un discurso de Marine Le Pen, la líder del partido francés de ultraderecha Frente Nacional.

La tres militantes, ubicadas en un balcón de un edificio del barrio de la Opera, cerca del estrado donde Marine Le Pen hablaba en ocasión del 1 de Mayo, hicieron el saludo nazi y gritaron consignas contra el Frente Nacional antes de ser desalojadas por la policía.

"Cuántas sorpresas en este 1 de Mayo", dijo Marine Le Pen, que tuvo que interrumpir durante un momento su discurso.

Previamente, Marine Le Pen, había tenido la sorpresa de ver a su padre Jean-Marie Le Pen, con quien está en conflicto político, subirse al estrado y hacerse aclamar por el asistentes al acto durante varios minutos.

Jean-Marie Le Pen, 86 años, se paró en el estrado dándole la espalda a su hija, a quien no saludó ni miró. Luego se fue del lugar en un automóvil sin asistir al discurso de Marine Le Pen.

Las tres militantes de Femen desplegaron en el balcón banderas rojas con referencia al Tercer Reich de Adolfo Hitler e hicieron varias veces el saludos nazi antes de ser desalojadas.

La guerrilla de Femen contra el Frente Nacional había comenzado una horas antes, cuando dos militantes, con los pechos a la vista perturbaron a Marine Le Pen cuando depositaba una ofrenda floral en la estatua de Juana de Arco, cerca del Museo del Louvre.

El movimiento Femen, surgido en Ucrania a finales de los años 2000, es un movimiento feminista, cuyas militantes hacen acciones de agitación y propaganda con los pechos desnudos.