La formación palestina Fatah podrá celebrar su séptimo Congreso en Cisjordania ocupada incluso si Israel impide a decenas de sus miembros salir de la Franja de Gaza para participar en el evento, indicó un portavoz en la víspera de la reunión.

Desde hace varios días, los preparativos avanzan a buen ritmo en la sede de la presidencia palestina en Ramala, en Cisjordania, pequeño territorio ocupado desde hace cerca de medio siglo por Israel.

Allí está previsto que se reúnan a partir del martes y durante al menos cinco días los 1.400 miembros del Congreso de Fatah, llegados de Cisjordania, la Franja de Gaza y el extranjero.

Israel controla todas las fronteras de los territorios palestinos, a excepción de la frontera sur de la Franja con Egipto.

Para llegar hasta Cisjordania, los palestinos de Gaza, gobernada por los islamistas de Hamas y herméticamente aislada, deben atravesar el territorio israelí y someterse a estrictos controles de seguridad que les permitan, eventualmente, llegar a su destino.

Decenas de miembros de Fatah no lograron alcanzar Cisjordania, explicó a la prensa Mahmud Abu al Hija, portavoz de la formación, sin explicar los motivos por los que Israel impidió el paso a los delegados.

Interrogado por AFP, el COGAT, órgano que coordina las actividades israelíes en los territorios palestinos, no ofreció explicaciones, si bien Tel Aviv suele invocar razones de seguridad.

El portavoz de Fatah indicó, no obstante, que se había alcanzado el quorum para la celebración del Congreso, sin especificar cuántos participantes eran necesarios como mínimo.

"Unos 1.200 miembros han llegado y se han instalado en Ramala", afirmó. De los 380 miembros del partido del presidente Mahmud Abas que debían asistir desde Gaza, "han llegado 250", precisó.

El punto álgido del Congreso tendrá lugar el tercer día, cuando deben anunciarse las candidaturas al Consejo Revolucionario -80 miembros elegidos y unos cuarenta nombrados por el presidente-, y al Comité -18 elegidos y cuatro nombrados-.

Para los expertos, el evento permitirá cerrar filas en torno a Abas, de 81 años, líder de Fatah y de la Autoridad Palestina, así como reforzar su presencia en el seno de la Autoridad.