Durante el fin de semana, usuarios de las redes sociales señalaron que una pareja homosexual había sido discriminada en un local de comida rápida en Madrid, España.

De acuerdo con el sitio web Arcópoli, una asociación que trabaja en favor de los derechos de la comunidad LGTB, personal de seguridad de un establecimiento de hamburguesas exigió a una pareja gay que abandonara el lugar, debido a que "una familia con hijos se molestó de que se hubieran besado en público".

Aunque otros clientes les pidieron que no se fueran, la pareja decidió hacerle caso al vigilante y "se marcharon molestos y dolidos".

La asociación señaló que, después de una investigación, el encargado del lugar "se disculpó" manifestado que la cadena comercial "respeta la diversidad y que no iba a respaldar ninguna acción  homofóbicade algún trabajador". A pesar de ello, a través de las redes sociales se convocó a protestar por los actos considerados discriminatorios. Con el hashtag #StopLGTBIQfobia, propusieron llegar al lugar de comida rápida y que parejas homosexuales se besaran como una forma de mostrar que "rechazamos estos comportamientos".

La convocatoria fue respondida por más de 30 parejas que se besaron al mismo tiempo dentro del inmueble situado en la capital española, como una forma de protesta y para hacer respetar sus derechos.

En un comunicado citado por el portal Ambiente G, la empresa de origen estadounidense, señaló estar al tanto de lo sucedido asegurando que "un responsable de seguridad actuó de manera independiente sin informar a los responsables del restaurante de su decisión".

Además, dejaron en claro que el franquiciatario "ha tomado todas las medidas inmediatas para abordar el incidente". Por su parte, Arcópoli comentó que interpondrán "una queja formal contra el vigilante por su comportamiento inadmisible".

En la galería podrán encontrar la fomosa protesta, además a algunos de los homosexuales más poderosos del mundo.