Después de que las autoridades iraquíes anunciaran la muerte de Izzat Ibrahim al- Douri, comandante militar iraquí y mano derecha del expresidente de Irak Saddan Hussein, el Gobierno dispuso que su cadáver fuera trasladado a la vista de los ciudadanos.

El cuerpo fue transferido el lunes en un ataúd de vidrio acarreado por soldados del Ejército de Irak y rodeado de ciudadanos que se atropellaban para echarle una mirada al difunto, del cual se podía apreciar su característica barba anaranjada. El evento fue transferido en vivo por la televisión estatal de Irak.

Su cuerpo fue entregado al Ministerio de Salud en Baghdad, capital de Irak, para su identificación, esto tras morir en un ataque conjunto del ejército regular iraquí. Multitudes se reunieron para conseguir una vista más de cerca del llamado “Rey de los tréboles”.

Al-Douri, de 72 años, encabezó el grupo insurgente Naqshbandi Orden, una facción importante detrás de la reciente desarrollo del Estado Islámico.

Estaba en sexto lugar de la lista de los 55 iraquíes más buscados por los militares estadounidenses y tenía una recompensa de 10 millones de dólares por su cabeza, según informes del periódico británico Daily Mail.