Después de que la canciller alemana, Angela Merkel, y el mandatario francés, François Hollande, viajaran a Kiev y Moscú para buscar la paz, se abrió una nueva esperanza para poner fin a la guerra.

Por ello, los ministros de Relaciones Exteriores de la Unión Europea retrasaron nuevas sanciones para Rusia debido a la reunión que se celebrará este miércoles en la capital bielorrusa de Minsk entre Alemania, Francia y Rusia. Publimetro conversó con Paul Ivan, un analista del Centro de Política Europea en Bruselas sobre las expectativas de esta cumbre.

¿Qué debemos esperar de esta última ronda de conversaciones?

— Mucho dependerá de la voluntad del presidente Vladimir Putin a comprometerse. Por el momento no parece dispuesto a ceder ni a respetar la integridad territorial de Ucrania, así que soy bastante pesimista. Esto bien podría convertirse en una reunión de una serie de reuniones.

¿Es posible que el problema se resuelva?
— El conflicto dañó gravemente las relaciones entre Occidente y Rusia, así que no espero soluciones rápidas. Quizás se llegue a algún acuerdo en relación con el este de Ucrania, pero la ruptura de la confianza y el desprecio a las normas internacionales es muy grave. Podemos esperar relaciones difíciles para los meses y años por venir y una cierta cooperación en otros puntos como Irán o la lucha contra el terrorismo.
 
¿Es posible que Rusia se libere pronto de la sanciones?
— No en el corto plazo. Si se da un acuerdo con respecto al este de Ucrania, algunos castigos se levantarán siempre y cuando se logre una negociación correcta. Otras limitaciones seguirán, ya que es muy poco probable que haya diálogo sobre Crimea. Así que si Rusia acepta reintegrar el este de Ucrania con el resto del país, podemos esperar que reciban algún alivio en cuanto a sanciones, lo que sin duda ayudará a su economía. Un acuerdo sobre el este de Ucrania también reducirá algunas de las tensiones entre Rusia y Occidente, lo que será beneficioso para Europa y el mundo en general.