Un total de 250 personas fueron evacuadas este sábado de sus viviendas en un pueblo de la empobrecida región de Oaxaca, sur de México, por los gases desprendidos por una fuga de petróleo de un ducto de la estatal Pemex, informó el gobierno de ese estado.

Desde el miércoles, Pemex realiza labores de mantenimiento en un arroyo que atraviesa el pueblo de Santa María Petapa debido a un "derrame de hidrocarburo que originó un conducto clandestino, lo cual desprendió gas tóxico", explicó el gobierno de Oaxaca en un comunicado.

Ante el riesgo que supone ese gas, 250 de los 2.300 habitantes de ese municipio -60 de los cuales niños- fueron trasladados esta madrugada a un auditorio de la cercana ciudad de Matías Romero, que se habilitó como albergue, añadió el gobierno.

Hasta el momento no se reportaron víctimas, pero Protección Civil advirtió que los evacuados no volverán a sus viviendas "hasta que existan las condiciones necesarias que garanticen su seguridad".

La fiscalía mexicana ha desarticulado en los últimos meses varias organizaciones del crimen organizado dedicadas al robo y tráfico de hidrocarburos.