El Papa Francisco concluyó la primera parte de su viaje apostólico por Cuba y Estados Unidos. En caso de que hayan perdido algún detalle, aquí recapitulamos cinco de los momentos más emblemáticos de la visita del Sumo Pontífice a Cuba: 

1. El tercer Papa en llegar a Cuba

El sábado 19 de septiembre, el Papa Francisco llegó a Cuba, donde fue recibido por el presidente Raúl Castro y el canciller cubano Bruno Rodríguez, en el aeropuerto "José Martí", de la Habana. 

A su llegada Francisco recibió flores de los niños y el presidente Raúl Castro le agradeció su gestión para ayudar a restablecer las relaciones diplomáticas con Estados Unidos.

"Santidad, hemos agradecido su apoyo entre las conversaciones entre Estados Unidos y Cuba", manifestó Castro durante la recepción. 

2. La misa en la histórica Plaza de la Revolución. 
 
Casi un millón de personas se dieron cita para escuchar al religioso argentino, quien llevó a cabo la misa en el mismo lugar que sus predecesores, Juan Pablo II y Benedicto XVI.

Entre los invitados estuvieron el presidente de Cuba, Raúl Castro y la presidenta de Argentina, Cristina Fernández.

3. Su encuentro con Fidel Castro
 
Francisco visitó en su casa al líder de la Revolución Cubana y exmandatario, Fidel Castro, en una "visita informal". Castro aprovechó para conversar con el Sumo Pontífice sobre "las grandes cuestiones del mundo hoy", de acuerdo a Federico Lombardi, vocero del Vaticano. 
 
4. Las frases de Francisco en Cuba
 
El máximo jerarca de la Iglesia Católica aprovechó su estancia en el país para dar un mensaje de humildad: "Quien no vive para servir, no sirve para vivir", fue la síntesis de la homilía papal, que tuvo tema de reflexión el texto evangélico donde Jesús invita a "quien quiera ser el primero, que sea el último de todos y el servidor de todos". "Ser cristiano entraña servir la dignidad de sus hermanos, luchar por la dignidad de sus hermanos y vivir para la dignidad de sus hermanos", expresó el Pontífice.
 
5. Su mensaje a los jóvenes: 

El papa les habló de los sueños y la esperanza. Reflexionó sobre el daño que causa la cultura del descarte, el desempleo juvenil y la falta de diálogo social.

"Estamos matando la capacidad de unir, estamos matando la amistad social. Eso es lo que les pido a ustedes hoy, sean capaces de crear la amistad social", dijo Francisco. También les exhortó a no encerrarse en los "conventillos de las ideologías" que separan, sino aprender a dialogar, porque la incapacidad de hablar destruye, insistió.