El primer ministro del Reino Unido, David Cameron anunció un plan de cinco años con el que se busca enfrentar a la ideología del extremismo islamita en el país.

En el proyecto existe la posibilidad de que los padres que sospechen que sus hijos quieran viajar a Oriente Medio para unirse al Estado Islámico tengan el poder para cancelar su pasaporte.

Cameron anunció que los ministros próximamente recibirán un esquema de la propuesta. “Yo sé como algunas personas se preocupan por que sus hijos posiblemente podrían recurrir a esta ideología, e incluso viajar a siria o Irak”, declaró.

Alrededor de 700 jóvenes británicos han viajado a Irak y Siria con la intención de unirse a los combatientes del Estado Islámico.

Esta situación es la que el gobierno británico quiere detener con la nueva propuesta, informó el periódico “The Telegraph”.