La ONG internacional Oxfam que realiza labores humanitarias en 90 países para combatir la pobreza y el sufrimiento de trabajadores, recientemente publicó un reporte llamado “No Relief”.

El informe comprueba que miles de trabajadores en granjas estadounidense sufren un trato inhumano en las plantas de producción.

Según los datos, basados en entrevistas con trabajadores del sector entre 2013 y 2016, algunos empleados están obligados a pedir permiso para usar el baño o incluso usar pañales para no interrumpir el proceso laboral.

Oxfam afirma que actualmente aproximadamente 250 mil trabajadores en Estados Unidos, en su mayoría latinos, cuando piden permiso para ir al baño son ignorados, amenazados de ser castigados o despedidos.

El informe también señala que los trabajadores enfrentan dificultades para satisfacer sus necesidades humanas básicas. Orinan y defecan mientras están de pie en la línea de producción, usan pañales, restringen peligrosamente la ingesta de líquidos, tienen que soportar dolor y malestar mientras se preocupan por su salud y la seguridad laboral.

Una de las encuestas comprueba que casi 80 por ciento de 266 trabajadores en Alabama no están autorizados a ir al baño cuando sea necesario. Mientras en Minnesota, la mayoría de los 15 trabajadores avícolas entrevistados tienen menos de dos descansos para sus necesidades en una semana.

La investigación de Oxfam es parte de la campaña lanzada en octubre del año pasado para reivindicar mejores condiciones laborales en la industria avícola de los Estados Unidos.