El grupo extremista Estado Islámico aseguró haber robado 40 kilogramos de uranio, con los cuales fabricó una "bomba sucia", de acuerdo a publicaciones en redes sociales.

El uranio y otros materiales químicos se encontraban en la Universidad de Mosul, en Irak y fueron reportados como desaparecidos desde junio pasado, cuando la ciudad fue tomada.

"Por cierto, Estado Islámico tiene una bomba sucia", escribió un militante de ISIS autonombrado Muslim al-Britani en su cuenta de Twitter, la cual fue suspendida: "Descubriremos qué son las bombas sucias y para qué sirven. También discutiremos qué podría suceder si una cae en un área pública", añadió.

El embajador de Irak ante la ONU reportó el robo del material radioactivo en julio pasado, lo cual provocó que el Secretario General de Naciones Unidas, Ban Ki-Moon, lanzara la advertencia de que esos materiales podrían ser utilizados para crear armas de destrucción masiva, según información del sitio International Business Times.