Los yihadistas del Estado Islámico (ISIS, por sus siglas en inglés) reivindicaron este martes el ataque a una iglesia de Normandía, Francia, que dejó al menos un muerto.

"Los atacantes de la iglesia normanda son soldados del Estado Islámico que realizaron el ataque en respuesta a llamados a atacar países de la coalición", indicó Amaq, órgano de propaganda del grupo extremista.

La víctima mortal del atentado fue identificada como Jacques Hamel, un cura de 84 años de edad. Cinco personas, incluyendo al sacerdote, se encontraban dentro de la iglesia cuando dos atacantes entraron al recinto.

Fuentes cercanas a la investigación afirmaron que uno de los dos autores del ataque "estaba fichado por los servicios antiterroristas". El individuo trató de viajar a Siria en 2015 y, al regresar a Francia desde Turquía, fue puesto en prisión preventiva, acusado de asociación delictiva en relación con una empresa terrorista. Posteriormente, fue liberado con condición de llevar un brazalete electrónico.

Ambos atacantes fueron abatidos por la policía momentos después.

Por su parte, el presidente francés, François Hollande, condenó el "vil atentado terrorsita" perpetrado por ISIS, al cual se refirió como "Dáesh".

"Estamos frente a un grupo, Dáesh, que nos declaró la guerra. Debemos desarrollar esta guerra, por todos los medios, respetando el derecho, porque estamos en una democracia", dijo.