El grupo yihadista Estado Islámico cumplió su amenaza y quemó vivo a Moaz al-Kasasbeh, piloto de Jordania que mantenían cautivo. 

El jordano fue capturado el pasado 26 de diciembre en la ciudad de Raqqa, en el noreste de Siria, después de que se estrellara su avión.

En el video, el cual no ha sido verificado por las autoridades, se muestra al piloto dentro de una jaula,  posteriormente es bañado en un líquido flamable y le prenden fuego con una antorcha.

Existía un trato para intercambiar a Moaz al-Kasasbeh por la militante de ISIS Sajida al-Rishawi, sin embargo, jamás se logró un acuerdo.