Un predicador islamista de Kuwait ha pedido al grupo Estado Islámico que destruya los monumentos históricos destacados de Egipto, las Pirámides y la Esfinge de Guiza, ya que "es momento de erradicar la herencia de los faraones", expresó.

De acuerdo a Al Kandari, estos monumentos históricos deben ser destruidos por los musulmanes, aunque no tengan un significado religioso, ya que de esa manera "pondrán fin a una época de adoración de imágenes".

Sin embargo, no es el único que exige esta destrucción. Abu Bakr al-Baghdadi, líder del grupo yihadista Estado Islámico, también se ha pronunciado a favor de la destrucción de esta "basura religiosa", de acuerdo a información del sitio Al Alam news.