Militantes del Estado Islámico asesinaron a un menor de cuatro años utilizando explosivos.

El brutal crimen ocurrió supuestamente una semana después que los yihadistas mataran a su padre en el distrito Al-Shirqat de Irak.

De acuerdo con Jabal al-Mamoura, funcionario de las Fuerzas Populares de Movilización en Irak, los militantes de EI ataron explosivos al cuerpo del niño y los detonaron con un control remoto.

Su padre fue asesinado tras ser declarado culpable de un atentado ocurrido en diciembre donde murieron dos yihadistas.

El distrito de Al-Shirqat es controlado por Estado Islámico desde junio de 2014 y es considerado una de sus fortalezas, informó el portal de noticias “Al Sumaria”.