Investigadores franceses y singapurense se han unido a las tareas de búsqueda del Airbus A320-200 que desapareció de los radares el pasado domingo, cuando intentaba evitar una tormenta, con 162 personas a bordo.

Los especialistas franceses están "equipados con medios de detección que incluyen en particular hidrófonos para localizar las balizas acústicas de las dos grabadoras de vuelo", indicó su gobierno.

El Airbus A320-200 desapareció de las pantallas de los radares el domingo, poco después de despegar desde la ciudad indonesia de Surabaya con destino a Singapur, con 162 personas a bordo.

El avión se precipitó frente a las costas de la isla de Borneo, donde el mal tiempo y las grandes olas frenaron la búsqueda de víctimas y del fuselaje del aparato, y en particular de las cajas negras, cruciales para las investigaciones.

En total, 29 barcos y 17 aviones participan en las tareas, señaló este viernes el director de operaciones de búsqueda y rescate, Bambang Soelistyo, señalando "dos tareas prioritarias".

Los especialistas de la Oficina francesa de Investigación y Análisis (BEA) para la seguridad de la aviación civil están "equipados con medios de detección que incluyen en particular hidrófonos para localizar las balizas acústicas de las dos grabadoras de vuelo", indicó el organismo. En la investigación también participan expertos llegados de Singapur.

El Airbus A320-200 desapareció de las pantallas de los radares el domingo, poco después de despegar desde la ciudad indonesia de Surabaya con destino a Singapur, con 162 personas a bordo.

Tras enfrentarse a las malas condiciones meteorológicas, el avión se precipitó en el mar de Java, frente a las costas de la isla de Borneo, donde el mal tiempo y las grandes olas frenaron en los últimos días la búsqueda de víctimas y del fuselaje del aparato, y en particular de las cajas negras, cruciales para las investigaciones.

En total, 29 barcos y 17 aviones participan en las tareas, señaló este viernes el director de operaciones de búsqueda y rescate, Bambang Soelistyo, señalando "dos tareas prioritarias".

La primera consiste en localizar la mayor parte del fuselaje del avión. La segunda, en ubicar las cajas negras, que registran todas las incidencias de vuelo. Esta labor quedará a cargo del Comité de Seguridad Nacional de Transportes indonesio (KNKT), que comenzó a trabajar este viernes, añadió Soelistyo durante una conferencia de prensa.

- "Bucear en esta zona prioritaria" -

"Ya hay submarinistas en el buque de guerra 'Banda Aceh' que esperan para bucear en esta zona prioritaria, con el objetivo de encontrar el fuselaje del avión. Espero que podamos lograr avances importantes", subrayó.

Los cuerpos y restos recuperados hasta ahora fueron encontrados en una zona relativamente pequeña, lo que parece indicar que el fuselaje probablemente no esté lejos, declaró por su lado otro responsable de las búsquedas, S.B. Supriyadi.

"Hemos encontrado restos del avión que podrían ser parte de un ala o del interior del aparato", declaró a la cadena de televisión indonesia MetroTV, mostrando una estructura de madera blanca de 1,5 metros por 1 metro de superficie.

Los expertos consideran que el piloto del avión de AirAsia podría haber realizado un amerizaje de emergencia antes de que el aparato se hundiera, sumergido por las enormes olas. El avión podría encontrarse a una profundidad de entre 25 y 32 metros.

La primera inhumación de una de las víctimas se produjo este jueves. A bordo del avión de AirAsia se encontraban 155 indonesios, tres surcoreanos, un británico, un malasio, un singapurense y el copiloto francés.

Tres nuevas víctimas fueron identificadas este viernes, entre ellas, la azafata Khairunisa Haidar Fauzi, quien había publicado en Instagram una foto con un mensaje para su pareja: "te quiero a 38.000 pies de altura".

El 2014 fue un año trágico para la aviación civil de Malasia, ya que el accidente de AirAsia se suma a la pérdida de dos aparatos de la compañía nacional Malaysia Airlines.

El 8 de marzo, el vuelo MH370 de Malaysia Airlines, un Boeing, desapareció de los radares poco después de despegar de Kuala Lumpur rumbo a Pekín con 239 personas a bordo. Cuatro meses después, el 17 de julio, otro Boeing 777 de Malaysia Airlines fue derribado con sus 298 ocupantes en el este de Ucrania.