Una escuela primaria en China imparte clases de golf obligatorias para sus alumnos, con la intención de popularizar ese deporte.

Alrededor de 400 alumnos de la Escuela de Lenguas Extranjeras de Shanghai trabajarán el "swing" cada semana, según desveló el periódico China Daily.

"El golf no es un deporte elitista reservado a los ricos. Puede ser popular y accesible para todos", declaró Xia Haiping, director del centro educativo.

El Partido Comunista Chino (PCC) mantiene desde el poder una relación controvertida con este deporte.

Los campos de golf son percibidos a menudo como lugares cerrados, símbolos de las élites políticas y económicas, y el PCC prohibió a sus miembros aceptar invitaciones a practicarlo en el marco de una campaña anticorrupción.