Un sospechoso de atentar contra una fábrica en Francia envió un “selfie” posando con la cabeza decapitada de quien era su jefe.

Yassin Salhi, de 35 años, envió la fotografía después del ataque a una fábrica de productos químicos estadounidense el pasado viernes en Lyon, Francia, a través de la aplicación WhatsApp. Dicha aplicación estaba activada con un número de teléfono canadiense.

Según las autoridades, la cabeza con la que posa es la de su exjefe Herve Cornaran, la cual encontraron cerca de banderas islámicas.

Salhi es acusado de cometer un acto terrorista, debido a que chocó un automóvil, en la fábrica Air Products, lo que ocasionó que el lugar explotara.

Se continúa investigando la identidad del destinatario, quien al parecer se ubica en Siria.

Por otra parte, las autoridades no tienen claro ni cómo, ni en que momento Cornara murió. Sin embargo, se sabe mediante testigos que Salhi y él no tenían una buena relación, informó el canal británico “BBC”.