La guardia costera de Grecia encontró un par de cadáveres de dos niños en la isla Kos, una de las principales entradas hacía Europa de los migrantes y refugiados.

De acuerdo con las autoridades uno de los niños se encontraban entre los 6 y 12 meses y otro se cree tenía entre tres y cinco años.

Según información del periódico griego “Ekathimerini”, sus nacionalidades no han sido identificadas. Pero se cree que pertenecen a familia de migrantes.

Por su parte, la cadena de televisión británica “BBC” asegura que los cuerpos serán sometidos a pruebas de ADN, además de realizarles una autopsia.

La Agencia de Refugiados de la ONU (ACNUR) señaló que al menos 102 personas han muerto tratando de llegar por mar al país este año. Y cerca de tres mil personas han muerto en el Mediterráneo.