Un par de dientes humanos fueron encontrados en una comida servida en un asilo de refugiados en la isla Manus, de Papúa Nueva Guinea, al norte de Australia.

Los dientes fueron hallados durante el almuerzo cuando se servía el sábado y parecían estar pintados de rojo.

El hombre que recibió esa comida fotografío los dientes y presentó una queja formal a los administradores del hospicio.

De acuerdo con declaraciones de otro hombre al diario “The Guardian", las condiciones de la comida siempre son repugnantes Nos tratan como animales, peor que los animales”, dijo una fuente.

Según el medio, solo dos miembros del asilo confirmaron lo ocurrido. Sin embargo, se desconoce la procedencia de los dientes así como la manera en que llegaron hasta la comida.

Otros solicitantes del asilo no comieron después de que se encontraran los dientes.