Autoridades japonesas informaron hoy que lograron encontrar con vida y buena salud a Yamato Tanooka, quien desapareció la semana pasada en una zona boscosa de la isla de Hokkaido tras haber sido castigado por sus padres.

De acuerdo con los informes de oficiales del ejército, el pequeño de siete años de edad, fue hallado en los cuarteles militares de la ciudad de Shinkabe.

Según el reporte que hasta ahora se ha dado a conocer, el niño se identificó a sí mismo ante el personal militar y se le otorgó la alimentación necesaria, además de trasladarlo al hospital para realizarle exámenes médicos.

"Un oficial de la Fuerza de Autodefensa que estaba en una perforación encontró a un niño que se veía como de siete años", dijo un portavoz de la policía a la agencia de noticias AFP. "No había ninguna lesión externa visible y él mismo se presentó como Yamato Tanooka", añadió.

El caso causó revuelo cuando se reportó su desaparición el pasado el 28 de mayo, situación por la que se inició una operación de búsqueda y rescate que contó con la participación de unas 200 personas aproximadamente, entre policías, civiles y 75 miembros del ejército japonés.

Al principio, sus padres habían informado a la autoridades que el pequeño se había extraviado en el bosque, mientras la familia buscaba frutos.

Sin embargo, ante la presión del tiempo, fueron los mismos padres quienes confesaron haberlo abandonado por "cinco minutos" como castigo por su mal comportamiento al lanzar piedras a autos y personas.

Cuando los padres regresaron a recogerlo, Yamato había desaparecido y la urgencia por encontrarlo crecía debido a que en el bosque viven osos salvajes, la temperatura en esa zona desciende en las noches a los 7 grados centígrados y además, las fuertes lluvias registradas en esos días borraron los rastros que hubiera dejado Yamato.

"Le hicimos algo imperdonable a nuestro hijo, y estamos causando problemas a mucha gente”, reconoció el padre del pequeño, Takayuki Tanooka.

Hasta ahora las autoridades japonesas no han dado más detalles sobre el menor, ni la situación de sus padres, pero se cree que podrían enfrentar cargos por abandono infantil.