Entre 1990 y 2013, creció de 65.3 años a 71.5 años, según un nuevo análisis del Estudio 2013 de la Carga Global de Enfermedad, publicado en la revista Lancet.

En los últimos 23 años, la esperanza de vida aumentó en cinco años y ocho meses para los hombres y seis años y seis meses para las mujeres. Una diferencia que se explica porque las mujeres beben menos, fuman menos y cuidan mejor de sí mismas cuando están enfermas.

"El progreso que estamos viendo contra una variedad de enfermedades y lesiones es bueno, incluso notable, pero podemos y debemos hacerlo aún mejor", dice el autor principal, el Dr. Christopher Murray.

"El enorme aumento de la acción colectiva y la financiación dada a las principales enfermedades infecciosas, como la diarrea, el sarampión, la tuberculosis, el VIH y la malaria ha tenido un impacto real. Sin embargo, este estudio muestra que algunas de las principales enfermedades crónicas se han descuidado en gran medida, pero están aumentando en importancia, especialmente trastornos de drogas, la cirrosis hepática, diabetes y enfermedad renal crónica", añade el profesor de Salud Global de la Universidad de Washington, Estados Unidos.

Desde 1990, el cáncer de hígado causado por la hepatitis C aumentó en 125%, los trastornos por consumo de drogas en 63% y la enfermedad renal crónica en un 37 por ciento.

Tanto los países con altos ingresos y los países de bajos ingresos han visto su esperanza de vida aumentar, pero por diferentes razones. En los países más ricos, es debido a la caída de las tasas de mortalidad en la mayoría de los cánceres (bajando hasta 15%) y enfermedades cardiovasculares (bajando hasta 22%).

Mientras que en las zonas más pobres, el aumento proviene de la rápida disminución de las tasas de mortalidad por diarrea, infecciones del tracto respiratorio inferior, y trastornos neonatales. Algunos de estos países como Nepal, Ruanda, Etiopía, Níger, Maldivas, Timor-Leste, e Irán han visto beneficios extraordinarios en la esperanza de vida en menos de tres décadas. De hecho, el aumento es de más de 12 años para ambos sexos.

"A pesar de que hemos llegado a un nivel notablemente alto, la esperanza de vida seguirá aumentando, pero a un ritmo más lento en los próximos decenios. Pero ya podemos predecir que uno de cada dos niños que nacen hoy será un centenario", le dijo a Metro Maurice Giroud, profesor de Neurología en el Hospital de la Universidad de Dijon.