En Japón existen empresas que buscan complacer a las solteras. Por esa razón, en ese país idearon una nueva manera de consolar aquellas mujeres que se sienten solas a la hora de dormir.

Con Rose Sheep, las solteras no tienen que preocuparse por más noches solitarias o camas vacías, únicamente tienen que llamar y pedir una “oveja”, un hombre de entre 20 y 30 años que estará hasta el amanecer junto a ellas.

El servicio no se extiende más allá de abrazos. Acurrucarse con el torso desnudo es lo más extremo que se podrá conseguir.

Los precios varían dependiendo de la duración del servicio. Por una pequeña siesta de dos horas se pagan 162 dólares, por cuatro horas 325 dólares, un servicio de seis horas llega a costar 400 dólares y el paquete "buenas noches" de 16 horas, tiene el valor de 800 dólares.

El acompañante pueden comer, beber o incluso cocinar si la cliente lo solicita, todo claro es por cuenta de ella, informó "Japan Today".

Otro dato: no hay límite en el número de hombres que pueden alquilar por una noche.