Si a ustedes les gusta fumar, les recomendamos no viajar a Turkmenistán, país situado en Asia Central.

La razón es sencilla, Gurbangulí Mialikgulíevich, presidente de la nación, prohibió la venta de cualquier producto relacionado con el tabaco.

La decisión del mandatario tiene la finalidad de terminar con el tabaquismo en su país.

Cualquier tienda que sea descubierta vendiendo cigarros o productos relacionados con el tabaco será sancionada con una multa de mil 700 dólares.

Tal como era de esperar, el mercado negro surgió en las calles de la capital Ashgabat. Donde anteriormente una cajetilla se vendía en 11 dólares y ahora cada cigarrillo vale esa cantidad, según información del diario local “Chrono-Tm”.