La Abogada Paola Barriga puso en duda la profesionalidad del fiscal boliviano Horacio Y., quien acusó a un perro de violar a un niño de cuatro años y culpo al abuelo y la madre del menor de una supuesta complicidad.

Los hechos tuvieron lugar en la localidad de Irupana, La Paz, ubicada al este de Bolivia. La tía del menor, identificada como Grisela A. realizó la denuncia.

Hasta el momento las autoridades han llegado al extremo de hacer una averiguación de los hechos.

El supuesto ataque sexual no ha sido probado, añadió la defensora de los dos adultos cuya identidad se mantiene desconocida.

“La imputación es ridícula, el fiscal no puede generar el delito de complicidad con un can, es incongruente y provoca risa”, declaró Barriga al periódico La Razón.