Mientras gran parte del mundo espera ansioso qué ocurrirá con Donald Trump como presidente de Estados Unidos, el responsable de una fábrica en Japón es todo sonrisas.

Ogawa Studio, la única fábrica de máscaras de goma de Japón, trabaja a su máxima capacidad para cumplir con la avalancha de peticiones de caretas de Trump desde su victoria en las elecciones presidenciales de la semana pasada.

Los 23 empleados de la planta en Saitama, una ciudad en los suburbios del norte de Tokio, están intentando fabricar 350 reproducciones del rostro del empresario al día, desde las 45 de antes de los comicios, dijo el martes el director ejecutivo de la factoría, Takahiro Yagihara.

Máscaras de Donald Trump

AP

Foto:

La fábrica también elabora máscaras de la aspirante demócrata a la Casa Blanca, Hillary Clinton; del presidente Barack Obama y de otros políticos y celebridades japoneses e internacionales.

Las caretas enfatizan el característico peinado y la expresión facial de Trump. Primero se pintan con espray para añadir un bronceado natural a la piel y el rubio del cabello. Después, un empleado pinta a mano detalles como los ojos azules, para lograr un mayor parecido con el personaje.

Yagihara señaló que la mayoría de los clientes se ponen las máscaras en fiestas de fin de año y en otras reuniones sociales. Tiene un coste de 2.400 yenes (22 dólares) cada una y están disponibles en tiendas de juguetes y minoristas de Japón y en cibersitios de compra online.