A pesar de todo lo que había sucedido en su pasado, Eva Mozes Kor, de 81 años, testigo del campo de concentración de Auschwitz, abrazó a Oskar Groning de 93, ex guardia de la SS. El hombre se encuentra en juicio por 300 mil cargos como cómplice de asesinato.

Kor fue una de los judíos que llegaron a Auschwitz en 1944 y que sobrevivió a pesar de ser sometida a experimentos médicos llevados a cabo por el doctor Josef Mengele, conocido como "el angél de la muerte".

Pero esto no impidió que en la sala del tribunal en Luneburgo, Kor y el acusado Oskar Groning se abrazaran.

"Los antiguos enemigos se llevan bien como seres humanos. ¿Qué diablos queremos decirle al mundo? Matarnos unos a los otros nunca ha creado nada bueno" dijo Kor, según informes del diario inglés The Times.

Después del encuentro, la sobreviviente del Holocausto tuiteó: "Conocí a Oskar Groning, me presenté, llegué a estrechar su mano, él me agarró del brazo y se desmayó, grité por ayuda. Fue una reacción extraña”.

Por otra parte Kor en su blog, añadió que había perdonado a los nazis por lo que le habían hecho, no por que se lo merecieran, sino porque ella merecía estar libre de la carga.

La mujer viajó desde Indiana a testificar acerca de su tratamiento en el campamento conocido en Polonia bajo ocupación nazi.