El Vaticano reforzó las medidas de seguridad luego de los ataques terroristas que se suscitaron recientemente en Francia.

Según informa el diario "Corriere Della Sera", en su versión digital, el Vaticano es el próximo objetivo del Estado Islámico, por lo que los servicios de inteligencia de Estados Unidos advirtieron de tal amenaza.

Los autoridades italianas confirmaron que el corazón del cristianismo es un "objetivo posible" del grupo terrorista, pero por el momento, "no hay señales concretas" que podrían sugerir un ataque inminente.

La alarma surgió luego de que el diario alemán "Bild" mencionará detalles de una interceptación realizada por la NSA (Agencia Nacional de Seguridad de EU) donde captaba una conversación en la que se hablaba de un un atentado a realizar en el Vaticano.

"Mantenemos una actitud de cuidado y mucha atención, pero no hay informes de riesgos específicos", aseguró el padre Federico Lombardi, portavoz de la Santa Sede al rotativo italiano.

Asimismo, señaló que dicho lugar y el Papa Francisco pueden estar en la mira como todas las demás instituciones en Italia y el resto de Europa. "Pero no tenemos informes de un riesgo específico", concluyó.

Sin embargo, en Roma y como medidas de precaución, se implantó un dispositivo de seguridad en el ghetto, la escuela judía, lugares de culto, monumentos, embajadas, redacciones de periódicos y televisoras.