El príncipe Harry de Inglaterra aclaró que no le gustan los “selfies" y que prefiere las fotos normales. Esto ocurrió durante un encuentro con admiradores en Australia.

Una de sus admiradoras le propuso hacer un “selfie”, pero el Príncipe le respondió: “No me gustan las selfies. En serio, no es necesario. Sé que eres joven, pero los selfies son malos".

Las declaraciones de la joven fueron recolectadas por un canal de televisión australiano. Las confesiones causaron que el príncipe Harry diera la vuelta y se encontrara de nuevo con la chica.

Sonriente el príncipe le dijo a la chica: "Simplemente toma una fotografía normal”, informó el portal NP.

El príncipe se encuentra en una misión de un mes con las Fuerzas de Defensa australianas. Durante su estadía compartirá la vida de los militares en distintas unidades en Sidney, Darwin y Perth.