El presidente de Italia, Sergio Mattarella sigue los pasos del Papa Francisco y de su homólogo uruguayo, José Mujica.

Y es que el Jefe de Estado italiano, a sólo unos días de haber tomado su cargo, ha sorprendido por su comportamiento austero, ya que prefiere viajar en transporte público para cumplir con sus compromisos oficiales, tal como lo hizo durante una visita a Palermo, donde viajó  en un tren, y cuando llegó a la estación de Santa Maria Novella, tomó el tranvía para ir a la inauguración de la escuela de jóvenes magistrados, según informó el sitio www.ilmessaggero.it

Y es que desde su elección Mattarella, de 73 años, dio ejemplo de sencillez movilizándose por las calles de Roma a bordo de su compacto automóvil Fiat Panda gris.

Muchos medios locales, dicen que dicho comportamiento es sólo una estrategia audaz de su Gobierno, y a la vez, una forma de acercamiento entre las instituciones y las personas.