El Pentágono admitió este martes que diversos errores de inteligencia y "factores humanos" resultaron en un ataque que la coalición encabezada por Estados Unidos lanzó en septiembre contra fuerzas aliadas al gobierno sirio, que confundió con yihadistas.

Hubo "errores en el desarrollo de inteligencia, así como oportunidades perdidas por miembros de la coalición para tomar decisiones", expresó el Comando Central militar.

La declaración del Pentágono, tras una investigación de seis semanas, marcó la primera admisión de error de parte de las fuerzas armadas estadounidenses sobre el ataque del 17 de septiembre cerca de Deir Ezzor.

Aviones de Australia, Dinamarca, Reino Unido y Estados Unidos participaron del ataque aéreo, que desplegó un total de 34 bombas guiadas y cientos de municiones de artillería contra lo que se pensaba eran posiciones del grupo yihadista Estado Islámico (EI) en Siria e Irak.

Pero terminó bombardeando a fuerzas aliadas al régimen sirio.

Damasco acusó a la coalición de matar intencionalmente a sus soldados, pero el Comando Central insistió que el ataque se condujo bajo la presunción "en buena fe" de que se combatía al EI.

Fuentes como el Observatorio Sirio de Derechos Humanos afirman que por lo menos 90 personas murieron en el ataque, aunque el Pentágono informó que las investigaciones realizadas permitieron confirmar 15 soldados muertos.

El ataque golpeó vehículos, carpas, túneles y personas, que se pensaban eran parte de posiciones del EI.

"En este incidente cometimos un error lamentable no intencional, a raíz de factores humanos en diversas áreas", apuntó el brigadier general Richard Coe, que condujo las pesquisas.

Una de las fallas más importantes fue la errónea identificación de un tanque sirio como perteneciente a las fueras del Estado Islámico.

La creencia de que el tanque estaba en manos de EI llevó a los expertos de inteligencia a asumir erróneamente que el área donde operaba y las tropas a su alrededor eran yihadistas, una falla conocida como "error de confirmación".

- Sin imputaciones -

Para complicar el asunto, de acuerdo con el Pentágono, los combatientes no utilizaban uniformes militares de fácil reconocimiento ni insignias.

Pero quizás más significativo fue la falla de comunicación ocurrida durante una llamada desesperada de las fuerzas rusas para alertar que la coalición estaba atacando fuerzas sirias y no al Estado Islámico.

Esa llamada fue sometida a un retraso de 27 minutos porque el oficial que normalmente actuaba como enlace con las fuerzas rusas no estaba disponible.

En ese interín, el grueso del ataque contra las posiciones sirias ocurrió, pero tan pronto los rusos conversaron con el oficial, el asalto fue detenido.

Ningún elemento de la coalición ha sido imputado por el incidente y el Pentágono expresó "arrepentimiento", pero no pidió disculpas al régimen sirio.

"En mi opinión, todas esas personas hicieron lo mejor para hacer un buen trabajo", dijo Coe, señalando que la decisión de llevar a cabo el ataque se hizo "fiel a la ley de conflictos armados y las normas de combate".

Estados Unidos y la coalición han construido para combatir a los yihadistas en Siria una máquina de guerra aérea extremadamente poderosa -- el ataque fue llevado a cabo por aviones F-16 y FA-18, A-10 y drones.

Pero dispone de pocos informantes sobre el terreno y sigue siendo muy dependiente de la información recogida por los drones que rondan cada segundo sobre las zonas en conflicto.

El grupo EI asedia desde enero de 2015 la ciudad de Deir Ezzor, donde viven unos 200.000 habitantes.

Los extremistas controlan 60% de la ciudad, capital de la provincia del mismo nombre.