Aunque no es un secreto el amor del papa Francisco por los coros, el jueves reveló por qué no se ha integrado a uno.

El pontífice dijo en una audiencia ante 6.000 jóvenes coristas de todo el mundo que le "gusta oír cantar... pero si yo cantara, parecería un burro".

Francisco respondió algunas preguntas de los jóvenes y les dijo que cuando era niño aspiraba a ser carnicero y también reconoció que a veces se enoja, "pero no muerdo", señaló.

Los "Pueri Cantores" (niños cantores) realizan esta semana su reunión anual en Roma. Algunos de ellos participarán en la misa por el Año Nuevo en la Basílica de San Pedro.