El martes 30 de junio, el planeta obtendrá un segundo más para compensar las variaciones de la duración del día que generan un cambio entre el tiempo de los relojes y el periodos de rotación de la Tierra.

Este segundo agregado no es algo nuevo, ya que desde 1972 se utilizaba, aunque se ha vuelto menos común. Esto se debe a que la Tierra está desacelerando gradualmente.

Según el científico de la NASA, Daniel MacMillan,  la Tierra poco a poco pierde velocidad y la única forma en que el ser humano se puede dar cuenta de eso es mediante el aumento de los segundos en el tiempo.

El Tiempo Universal Coordinado (UTC) es el estándar por el cuál podemos tener nuestros relojes sincronizados alrededor de todo el mundo. El cual se determina utilizando dos cosas: el tiempo atómico internacional y el tiempo universal.

En teoría, la Tierra gira durante un promedio de 0.002 segundos más que los 86 mil 400 que se cree. Por esa razón, si no se toman en cuenta esos segundos, el tiempo no se mantendría en sincronía con el comportamiento del planeta.

Por eso, cada vez que esta discrepancia suma 0.9 segundos, se añade un segundo más al día para emparejar. El segundo extra se inserta entre las 23:59:59 UTC (justo antes de las 20:00 hrs del este), donde el reloj se verá con estos números:  23:59:60, informó el periódico estadounidense “The Washington Post”.