La crisis política que vive el gobierno de Guatemala brinda un ejemplo de que "el poder es un préstamo del pueblo", algo que el resto de los gobiernos de América Latina debe tener presente, de acuerdo a especialistas. 

Ayer, el Congreso en Guatemala decidió retirar la inmunidad al presidente Otto Pérez Molina, quien fue implicado en el caso de corrupción "La Línea" el pasado 21 de agosto. Así, el actual mandatario podría ser requerido por las autoridades y ahora está en prisión preventiva. Ya se ha pedido su arraigo, para evitar que salga del país. 

Sobre este caso conversamos con el analista de temas internacionales, doctor Salvador Mora Velázquez, de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y con el doctor Alejandro Motta Nicolicchia, jefe del departamento de Comunicación Política de la Universidad Panamericana (UP). 

¿Qué ejemplo entrega Guatemala a América Latina?

"Si algo está dando Guatemala es un ejemplo muy claro de que la inmunidad es algo relativo. El poder es un préstamo del pueblo y por lo tanto los políticos deben utilizarlo de manera correcta", explicó Alejandro Motta. "Esto puede servir para que los gobernantes sepan que son ciudadanos que tienen poder por un periodo corto", añadió. 

"La inestabilidad política en un régimen democrático se construye por estos errores", explica Salvador Mora Velázquez en referencia al escándalo presidencial. "La democracia constantemente da llamados de atención a comportamientos que afectan la vida de un país. Hay que poner atención a estos fenómenos", añade. 

¿Qué se puede esperar en los próximos días?

"Seguramente, por las condiciones que se están presentando en el país, inmediatamente después de que se sepa el resultado electoral del domingo, Pérez Molina pida licencia al cargo", nos explica el catedrático de la UNAM. 

"Si algo va a marcar la agenda, es la reacción en la calle", nos dice por su parte el catedrático de la UP. "La sociedad civil es la gran protagonista. Tiene que estar empoderada para ejercer sus derechos para que los gobernantes tomen el puesto que les corresponde, y esa es otra gran enseñanza", añadió. 

¿Cuál es la respuesta de los demás países de la región? 

"Habría que visualizar si la región tiene capacidad de incidir. Los temas de la democracia hoy en día se miden en rendición de cuentas, apertura de los gobiernos, transparencia y según la experiencia de América Latina, estas situaciones son tratadas como problemas caseros", explica Mora Velázquez. 

Cuestionado sobre la posibilidad de que algún país rompa relaciones con Guatemala, Motta nos explicó: "No lo creo. En principio, no hay golpe de Estado. Se rompen relaciones cuando lo hay. Todo lo que se hace es con base en la legalidad".