El copiloto del Airbus A320, sospechoso de haber estrellado voluntariamente el avión contra una montaña en el sudeste de Francia, había seguido tratamientos por tendencias suicidas en el pasado, pero no recientemente, indicó el lunes la justicia alemana.

"El copiloto estuvo en tratamiento psicoterapéutico por tendencias suicidas hace muchos años, antes de obtener su permiso de piloto", indicó el fiscal de Düsseldorf (oeste), Ralf Herrenbrück. Pero las últimas consultas médicas "no atestaron tendencias suicidas o agresividad hacia otras personas" recientemente, añadió.

En el siniestro del pasado 24 de marzo en los Alpes franceses murieron 150 personas, incluido el copiloto, Andreas Lubitz, al que se cree responsable de lo ocurrido.