El Senado de Estados Unidos aprobó este jueves una extensión de 10 años a las sanciones contra Irán, una medida bipartidista que debía expirar a fin de año pero que ahora pasó a manos del presidente Barack Obama.

La Ley de Sanciones contra Irán fue aprobada en el Senado por 99 a 0, luego de que la Cámara de Representantes la aceptara en noviembre.

Se espera que Obama firme la medida, dijo la Casa Blanca, y agregó que el gobierno no cree que la extensión viole el acuerdo nuclear alcanzado el año pasado con Irán.

La legislación no afecta directamente al pacto nuclear firmado por Irán y las grandes potencias (Estados Unidos, Reino Unido, Francia, Rusia, China y Alemania) en julio de 2015 y en vigor desde enero pasado.

Pero algunos consideran que las restricciones en la ley van en contra del espíritu del acuerdo, que prevé un levantamiento progresivo de las sanciones internacionales contra Irán a cambio de un estricto control de las actividades nucleares de Teherán por parte de la Agencia Internacional de Energía Atómica (AIEA).

Los senadores demócratas Dianne Feinstein y Tim Kaine, que apoyaron el acuerdo con Irán, dijeron que mientras el presidente levanta algunas sanciones como parte del pacto, "la legislación de sanciones debe seguir en vigor para permitir que se vuelvan a aplicar en caso de que Irán" viole el JCPOA (acrónimo en inglés del acuerdo nuclear)".

La extensión de las sanciones ilustra el compromiso del Congreso de hacer cumplir el pacto estrictamente. Dejará "claro que en caso de que Irán rompa los términos del acuerdo habrá consecuencias inmediatas, incluidas la reimposición de sanciones", añadieron.

El proyecto de ley incluye penas contra el sector bancario de Irán y las industrias de energía y defensa.

El mes pasado, el líder supremo de Irán, el ayatolá Ali Jamenei, advirtió que su país "reaccionará" a una nueva prolongación de las sanciones por parte de Estados Unidos, y estimó que en caso de que se convierta en ley sería "una violación" al acuerdo nuclear.

El presidente electo de Estados Unidos, Donald Trump, que asumirá el 20 de enero, se había comprometido en marzo a "desmantelar el acuerdo catastrófico con Irán", y hacer de este asunto su "prioridad número uno" en caso de ser elegido presidente. Recientemente tildó al acuerdo de "desastre".