Como se esperaba, Donald Trump se convirtió en el blanco de las críticas de sus adversarios, en el debate republicano de Detroit. 

Sin embargo, el multimillonario aprovechó una intervención para contestar con "doble sentido" un ataque previo de su contendor Marco Rubio.

El senador de Florida se había burlado del tamaño de las manos de Trump. Aseguró que eran "pequeñas".

"Él siempre me llama "Little Marco" y voy a aceptar que es más alto que yo, mide seis pies y dos pulgadas (1.88 metros). Pero no entiendo por qué tiene las manos mucho más pequeñas".

El magnate tuvo una respuesta curiosa: "Miren estas manos, ¿acaso se ven pequeñas? Y si algo más es supuestamente pequeño también les garantizó que no lo es", dijo Trump ante el Teatro Fox.