Tras el tiroteo en un bar gay de Orlando, Florida, que dejó 49 muertos, el candidato republicano a la Casa Blanca, Donald Trump, se pronunció y realizó una polémica propuesta.

El magnate propuso suspender la entrada de inmigración proveniente de países relacionados, según él, con amenazas terroristas contra Estados Unidos o sus aliados.

"Cuando sea elegido, suspenderé la inmigración de zonas del mundo donde existe una historia comprobada de terrorismo contra Estados Unidos, Europa o nuestros aliados, hasta que sepamos completamente cómo acabar con estas amenazas", dijo Trump en New Hampshire.

El candidato subrayó que el presidente de Estados Unidos tiene el poder de prohibir la entrada al territorio de todos los viajeros considerados peligrosos para los intereses o la seguridad del país.

En diciembre, luego de los atentados de París y de San Bernardino, Trump propuso cerrar temporalmente las fronteras con los musulmanes.

"No podemos seguir dejando entrar a miles y miles de personas a nuestro país, muchas de las cuales piensan de igual forma que el asesino salvaje", dijo, haciendo alusión al atacante de Orlando, Omar Mateen, nacido en Estados Unidos y de padres afganos.

"La única razón por la que el asesino se encontraba en Estados Unidos es porque autorizamos a su familia a venir aquí", declaró.